Primeros acercamientos a los Registros Akashicos

 

Registros Akashicos leí por primera vez en un anuncio en Internet mientras buscaba ayuda espiritual y de inmediato apareció en mi la imagen de una situación completamente elevada y metafísica, fuera de mi alcance. En realidad no es tan así, pero tampoco tan lejos. Los Registros Akashicos buscan algo bien concreto a través de un espacio que trasciende nuestra realidad física. Akasha quiere decir éter en sánscrito, por tanto aquellos registros se encuentran en un espacio más sutil que este, en el cosmos, como una memoria universal que guarda los fragmentos de todos los tiempos desde que la existencia comenzó.

Así, los Registros Akashicos se encuentran a disposición de nosotros y nosotras con el fin de orientarnos, guiarnos y por supuesto, sanarnos.

Registros Akashicos
Registros Akashicos

Muchas veces nos hemos preguntando, o estado en periodos de crisis, pensando sin parar el por qué de mi realidad, por qué si lo intento tantas veces no me resulta, por qué este u otro camino se cierran para mi…bueno, tal vez estos registros o esta memoria universal pueda ayudarnos en algo. Estos documentos del universo son atemporales, eso quiere decir que no pertenecen a (como usualmente pensamos, en línea) un momento del pasado o del futuro, sino que llegan al presente para conceder una ayuda, respondiendo satisfactoriamente preguntas del tipo ¿Por qué estoy en la tierra? ¿Cuál es mi misión en la vida? ¿Quién fui en mi vida pasada? ¿Por qué y para que me pasa lo que me pasa? las cuales se recomiendan pensar antes de ir a la sesión.

Esa valiosa información que espera ser entregada, llegará a la persona que se encuentre abierta a recibirla, a través de relajaciones y meditaciones guiadas. Tal vez cuando uno escucha apertura, automáticamente se genera una especie de resistencia, pero tranquilidad, porque esa apertura depende de cada sistema, de cada persona, que puede estar en mayor o menor medida para recibir más coordenadas, o menos y así poder hacer una sanación o al menos comprender el por qué de su padecimiento, superar y vibrar en una frecuencia más alta, lo que se traduce en bienestar consigo mismo y entorno: familia, amistades, pareja y trabajo, lo que deviene en armonía para la comunidad

Lo más interesante de esta terapia, bajo mi perspectiva, es que genera una sanación dinámica y consciente, porque se enfoca en una entrega precisa de información para que el que consulta pueda hacer su propio proceso mental, emocional, espiritual y tenga la posibilidad de unir cabos con respecto al viaje de su alma. Por lo tanto los Registros Akashicos brindan un proceso de sanación autentico, participativo y autónomo.

La terapia de Registros Akashicos, comienza con una entrevista personal que busca situar al terapeuta y al consultante en una sintonía similar en la cual se observa el contexto, coordenadas y estado del consultante, a modo general, quién es esta persona que viene a consultar. Luego de eso, el consultante realiza las preguntas que desea aclarar, por supuesto adecuándose al tiempo en que dura la terapia, que son sesenta minutos aproximadamente. También es sugerido pensar y meditar las preguntas y dudas que se quieren disipar de manera previa a la consulta de Registros Akashicos. Comienza una meditación y comienza el viaje por los Registros Akashicos en búsqueda de lo que esa alma desea saber sobre su viaje, se busca conectar y relajar al consultante para permitir la apertura y la obtención de respuestas. El terapeuta también busca relajación al ir recibiendo las respuestas de los Registros Akashicos, quien también debe estar en un estado de apertura para que la fuerza superior le entregue lo que debe informar. Posterior a esta exploración se procede a leer las respuestas que entregaron los Registros Akashicos, contando también con un respaldo que posteriormente se envía por mail.

Finalmente, tomar el camino del auto-conocimiento es una decisión y desde el momento en el que pensaste “Hey, necesito ayuda” estás en él y al hacerlo, comienzan las consecuencias, concretas y sin apuro: armonizas tus días, tienes claridad, eres mejor comunicador, mejor trabajador, contribuyes, aportas y reúnes. No es negativo, no es debilidad tener la sensación de que necesitas una otredad para continuar o simplemente para comprender, tampoco el tiempo que demores, hay personas que tardan muchísimo tiempo y otras que logran hacer sentido en poco tiempo, no hay prisa.

Todas y todos tenemos procesos distintos y únicos, con distintas duraciones. Y esta terapia, Registros Akashicos, nos ofrece pistas para seguir construyendo nuestro camino, cada uno elige, el que más haga sentido, sin embargo el fin (generalmente) es el mismo: mirarse y evolucionar.

Autor entrada: Nelson Valenzuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *