No te odies ni te hagas daño por tener ésos pensamientos, ámate a ti mismo cambiándolos suavemente

amate

No te odies ni te hagas daño por tener ésos pensamientos,

ámate a ti mismo cambiándolos suavemente

Autor entrada: Natalia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *