¿Cómo manipula la publicidad la mente humana?

Manipulando la Mente Humana a través de la Publicidad

Actualmente vivimos en un mundo donde predomina la competitividad, el éxito y el triunfo. Por eso la publicidad tiene hoy en día de más importancia que nunca. Tanto es así que incluso divulgadores científicos han acuñado sentencias como “Somos seres racionales que usamos nuestra coherencia para tomar decisiones que maximicen los beneficios”, dedicadas a lo que él llama el Homo Economicus.

No cabe duda de que los avances en el mundo de la neurociencia han dado pie a su aplicación en decenas de sectores, y la publicidad no ha sido ajena a ello. De ahí ha surgido el neuromarketing, capaz de aplicar nuevos métodos de mercadeo y técnicas tan avanzadas que son incluso capaces de jugar con nuestras mentes.

Ya sea de forma inconsciente o emocional, hoy se busca dejar una huella imborrable en la mente de cada persona. ¿Es beneficioso? Probablemente no, pues el bombardeo es constante y las campañas cada día más complejas y provocativas.

tv-zombies

La publicidad ya no se centra únicamente en vender las bondades de una marca. Ahora se busca integrar un branding que aúne un buen número de elementos para que resulte más trascendental. Se hacen asociaciones implícitas para mejorar la reputación frente al usuario. Pero también se juega con la imagen para apelar directamente al cerebro humano. Tanto es así que nuestra mente puede experimentar una des-conexión por los persistentes impactos que recibe de manera continuada.

 

El juego visual de la publicidad

Una de los elementos que más se usan en la publicidad actual es el juego visual. Se buscan efectos visibles capaces de confundir a nuestro propio cerebro a la hora de interpretar la información que se capta a través dela visión.

En realidad, la publicidad usa la interpretación que nuestro cerebro hace de la información en su propio beneficio. De hecho, utilizan las leyes de la Gestalt, que no son precisamente novedosas. Sin embargo, han sabido aplicarlas para obtener resultados brillantes.

Dentro de las Leyes de la Gestalt encontramos algunas como la Proximidad, que enuncia que el ojo tiende a agrupar objetos como un todo en función de la distancia a la que los percibamos. También la Semejanza, donde organizamos elementos de una misma clase, o Continuidad, por la que todo cuanto está en la misma orientación es organizado dentro del mismo grupo por nuestro cerebro.

Como es lógico, la publicidad ha sabido adaptar las leyes visuales para realizar un peculiar juego en nuestro cerebro que permite que se impregnen imágenes que automáticamente asociamos a una marca. ¿No te ha sucedido nunca que una foto te recuerda a un producto en particular? Pues observa estas campañas que cumplen las leyes de proximidad, semejanza y continuidad respectivamente y piensa en los efectos que provocan en tu cerebro.

Es evidente por tanto que el comportamiento del consumidor es una de las máximas preocupaciones de la publicidad. Por ello trata no solo de averiguar cómo pensamos, sino también de modificar nuestras propias conductas. En el proceso se usan todo tipo de técnicas capaces de jugar con nuestro propio cerebro.

¿Nos convierte en seres más felices? No lo creo, pero solo sabiendo esta información podemos estar preparados para protegernos del constante bombardeo publicitario.

 

Autor entrada: Nelson Valenzuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *