¿Cómo alejo la Energía Negativa?

Energía Negativa es algo que está muy presente hoy en día, sin embargo existen un par de consejos para no dejarla entrar a tu vida.

Jardin Interior

Deja de complacer a las personas.

Si alguien está quejándose de ti o está hablando mal, no lo tomes como algo personal. Esto sólo te lleva más profundamente en su campo de negatividad y te hace dependiente energéticamente y emocionalmente de su opinión.

Sé compasivo contigo mismo y comprende que no a todo el mundo le vas a gustar, y eso está bien! Todo el mundo tiene diferentes personalidades, gustos y disgustos y estos crearán una experiencia de vida diferente para cada persona. Muéstrate a ti mismo amor primero y esto actuará como un campo de fuerza alrededor de ti, que mantendrá las opiniones de otras personas sin debilitarte.

Saber cuándo decir “no”.

Ser generoso puede ser muy agradable, pero hay una línea muy fina para estar al tanto de asegurarte de que tú y tu generosidad no son aprovechadas.

Esta es tu vida. Tu cuerpo, el espacio y el tiempo personal son tus templos sagrados, así que piensa cuidadosamente sobre a qué tipo de personas les permites el acceso a ellos. No hay nada de malo en decir “no” con la frecuencia que sientes que necesitas.

¿Cuál es el límite de tu generosidad?

Puedes ofrecer tu apoyo a aquellos que lo necesiten, dar un oído atento a un amigo que lucha o a un desconocido, pero ten en cuenta cuando tus esfuerzos comienzan a ser excesivos, o cuando sus llamadas de ayuda comienzan a sentirse más como llamadas para obtener atención. Cuanto más atención das a sus problemas, menos resolución existirá. Cuando sientas que tus recursos se agotan, ofrece tus simpatías y sal de la situación. No hay nada malo en negarse a participar en el drama de otra persona.

Retorno a la naturaleza.

A veces, lo que realmente necesitas es un respiro de todos los demás. Las energías de los otros pueden ser difíciles de sintonizar, así que tomate un fin de semana, una tarde, o incluso una hora para ti y para ir a un lugar tranquilo. Deja que las muchas voces de la naturaleza reemplacen la charla de la mente del mundo moderno. Nota la simplicidad del mundo natural, la falta de motivación, la coexistencia de todas las cosas de origen vegetal, animal y de la tierra.

Nadie es más responsable de ti, que tú mismo.

Tú eres el único que tiene algo que decir sobre cómo te sientes. Tú propia percepción de ti mismo es más poderosa que la de cualquier otra persona, a menos que elijas desechar ese poder para tener su aprobación.

Una vez que eliges ser responsable de tus sentimientos, te liberas de la influencia de los demás. Cuando tienes la certeza de lo que eres y de cómo te quieres sentir, es mucho más difícil que otros puedan hacerte perder el equilibrio.

Ámate a ti mismo lo suficiente como para decir “no” donde quiera que esté justificado, y aléjate de ambientes que no te sirven.

 

Autor entrada: Nelson Valenzuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *