Un cambio: lo pensamos a menudo, pero…

Un cambio es lo que pedimos y pensamos cuando estamos abrumados, pero no hacemos mucho al respecto, aquí una breve guía para poder hacerlo…

Libertad

Muchas veces nos hemos sentido con ganas de hacer todo diferente y de tomar otro rumbo.

Aquí tenemos una guía organizada para un mes con actividades y temas.

 1: CAMBIOS EN CUERPO Y HÁBITOS

Levantarse temprano, Alrededor de las 6 de la mañana. Si lo haces el tiempo que te hacía falta y que nunca tienes durante el día para dedicarte a tí mismo aparecerá de inmediato. Ventajas: silencio y tranquilidad que te permiten concentrarte en tus asuntos mientras los demás duermen. Es un momento ideal para hacer ejercicios matutinos que te permitan disfrutar el día al 100%. La pereza de levantarte temprano no son un indicador de cansancio, en realidad podrían interpretarse como un indicador de que no quieres levantarte a vivir tu vida.

Alimentación ligera. Para los cambios que se aproximan necesitarás una gran cantidad de energía. Cada quien tiene en su lista debilidades que hay que tachar. El vegetarianismo es una opción para algunos, otros no podrían vivir sin la carne (y eso es normal), otros deciden eliminar los fritos, y así sucesivamente. También sería prudente reducir el tamaño de las porciones y no comer hasta el hastío antes de dormir. Tendrás más energía y te sentirás físicamente mejor.

Deporte. El movimiento es vida por eso para despertar la vida que hay en ese cuerpo y mente cansados ¡hay que moverse!. No importa cómo prefieras hacerlo, lo importante es que sea a conciencia. Depende de ti, Lo importante es ejercitarse a propósito.

 2: CAMBIO DE ESPACIOS, ASUNTOS Y LO QUE TE RODEA

Limpiar el espacio. Todo lo que no sirve, que no estorbe. Guardar lo viejo en el depósito no vale. Limpia y ordena todos los rincones, todas las mesas, todos los armarios y por todas partes. Piensa: cada cosa que hay en tu casa no solo ocupa espacio, sino que además se lleva un poco de tu energía, hasta la cosa más pequeña ¿vale la pena?.

Limpieza de asuntos y deberes. Piensa ¿hace cuántos años quieres aprender inglés? ¿Hace cuánto que tenías planeado ir a ver a tu tía? ¿Cuántos puntos de los propósitos de año nuevo pasas al año siguiente cada vez? Piensa en todas las promesas similares que te has hecho y has hecho a los demás, y decide qué hacer con ellas, hay dos opciones: (1) lo haces o….(2) lo borras de la lista para siempre.

Limpieza de lo que te rodea. Acaba con las relaciones interpersonales que te hacen sentir triste o de mal humor. No relacionarse con aquellos que critican constantemente y nunca están satisfechos con nada, con aquellos con quienes ya no tienes nada en común y que no te enseñan nada bueno no sólo no es un pecado, sino que es muy saludable.

 3: PLANES, METAS Y SUEÑOS

Escribir y realizar los planes La semana pasada ya has debido hacer una lista de cosas por hacer, Mírala. ¿qué te parece? ¿despierta en ti alegría, entusiasmo y deseo de subirte las mangas y comenzar? Si no es asi, es posible que valga la pena borrar otro par de puntos.

Hacer planes cada día. Cada noche escribe los planes para el día siguiente, ya sean planes cortos, medianos, específicos o como sea, pero debe haber un plan. Incluso si el otro día ya no te acordarás de que tenías ese plan, tu productividad aumentará mucho. ¡está comprobado!

 4: EXTENDER LAS FRONTERAS

Tratar de vivir de otra manera. No hay necesidad de hacer cambios abismales; puedes ir al trabajo por otro camino, entrar a un café al que nunca habías entrado o a una tienda hasta ahora desconocida.

Salir de la zona de confort. Por supuesto que todo lo anterior -si en verdad lo has hecho- ya habrá significado salir un poco de la zona de confort, pero te invito a ir más lejos, ver a la cara a tus miedos, y no sólo verlos a la cara sino combatirlos.

Descansar. . En este punto es esencial tener una buena y sincera «retroalimentación». ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha cambiado? ¿Qué cambios permanentes habrá en mi vida después de esto?.

Lo que te espera a mitad de este camino (no digo al final, porque este es un camino sin final) superará tus expectativas. Llevando a cabo estas sencillas instrucciones cada día y dándoles cabida en tu vida te sentirás en armonía, serás consciente de lo que puedes.

Autor entrada: Nelson Valenzuela

1 comentario sobre “Un cambio: lo pensamos a menudo, pero…

    Adriana*

    (23 agosto, 2016 -1:08 am)

    Excelente, gracias, merece ser difundido y compartido. Me gustaría recibir sus newsletters. Un abrazo desde Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *