Armonizar los chakras (6)

Sexto Chakra

Sexto Chakra Ajna

La meditación  es un instrumento por excelencia para abrir y armonizar el chakra Ajna, ya que podemos acallar nuestra mente y escuchar nuestra voz interna (también se recomienda para los otros chakras)

Además de esta técnica podemos practicar la visión aural. Ver los campos áuricos ha fascinado a mucha gente en este tiempo.

La percepción visual para observar estos campos es una forma de conocimiento perceptual humano, que existe en todas las personas y puede ser estimulada mediante técnicas específicas muy sencillas.

La visión aural reconoce la existencia de los campos sutiles, que trascienden a la realidad física e interpenetran y rodean a todas las cosas existentes.

Cuando hablamos de campos sutiles nos estamos refiriendo al otro lado de las cosas, al medio en que se producen y manifiestan ciertos fenómenos que no se someten a una interpretación física convencional y hacen referencia a un nivel más profundo de la realidad o a una dimensión paralela y menos accesible.

Abrirnos a la visión aural es en realidad una vía para abrir y armonizar el tercer ojo.

Junto a la visión aural, son también recomendables otras prácticas que hacen nuestra mente más ágil.

La proyección astral (estando debidamente protegidos) y la habilidad de introducirse en objetos, animales, plantas y personas son también practicas aconsejables.

Para hacer esto basta con ponerse en actitud de meditación, relajarse y conectar con u objeto e intentar sentirlo hasta que, haciendo una proyección astral, consigamos introducirnos en el.

Entonces se realiza un ejercicio consciente en sentir su energía y visualizar su perspectiva.

Si se trata de un ser vivo, hemos de pedir permiso a esa entidad. Esta es una práctica que desarrollan algunos sanadores y chamanes, especialmente los vinculados al nagualismo.

Otras maneras de trabajar el chakra Ajna son:

Contemplar el cielo, justo después del atardecer; conectar con nuestros guías a través de una visualización guiada, pedirles consejos a través de pensamiento y escribirlos en un diario.

Llevar un diario de los sueños y sincronicidades, anotando asimismo nuestras intuiciones y percepciones, lo cual ayuda a desarrollar a conciencia simbólica, y practicar la visualización para crear lo que deseemos en nuestra vida.

Es recomendable colocar gemas y cristales indicados (amatista, apatita morada, azurita, calcita, zafiro, fluorita, lapislázuli) en el entrecejo mientras nos relajamos para meditar.

Vestirse de añil o índigo y hacer un altar en el que reine este color: piedras, velas, los inciensos y esencias apropiadas, permiten armonizar y abrir este chakra.

Sanar Sexto Chakra desde el lado terapéutico:

Desarrollar la conciencia simbólica y el autoconectarse, descubriendo nuestros patrones internos y creencias, permitiendo ver la vida de una manera más consciente.

Se recomienda trabajar con sueños, sincronicidades, cuentos, arquetipos, regresiones y demás manifestaciones del inconsciente.

La terapia de reiki, puede ayudarnos a conocernos mejor y darnos una mirada mas profunda de la vida. Permitiendonos entender nuestro inconsciente atraves de las situaciones que ocurren en nuestro exterior.

El terapeuta de reiki, te guiara en el proceso de reconocerte como un SER espiritual consciente, el cual puede mantener el equilibrio total en su vida atraves del entendimiento mismo de esta.

Asimismo, la terapia de reiki es una herramienta muy poderosa para unir los hemisferios cerebrales (libera la emoción y pone a la lógica a interpretar, desde la experiencia vivida, lo que el hemisferio derecho siente).

Asesoramiento  filosófico.

Es otra forma de autoconocerse y ponerse en contacto con la propia sabiduría.

No es una psicoterapia y quienes lo practican no son psicoterapeutas, sino filósofos.

Son embargo, los que han probado reconocen abiertamente que tiene efectos terapéuticos, porque les ha ayudad a ser más felices, algo que no consiguieron a través de la psicología y mucho menos mediante la psiquiatría.

Autor entrada: Rocio Vassallo Godoy