¿Qué es el Autoconcepto y cómo nos afecta?

El autoconcepto es fundamentalmente la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Este perfil se forma a partir de un buen número de factores, pero es especialmente influenciado por nuestras interacciones con las personas importantes en nuestras vidas.

El autoconcepto se constituye a partir de la percepción de nuestras capacidades y nuestra propia peculiaridad, y a medida que nos volvemos viejos estas auto-percepciones se vuelven mucho más fundadas, definidas y específicas.

 

Componentes del Autoconcepto

De acuerdo con una teoría conocida como la teoría de la identidad social, el autoconcepto se compone de dos partes fundamentales: la identidad personal y la identidad social.

Nuestra identidad personal incluye variables tales como los rasgos de personalidad y otras características que hacen a cada persona única.

La identidad social por su parte incluye los grupos a los que pertenecemos dentro de la comunidad, la religión, la universidad o la propia familia.

Esta identidad social supone que una parte importante del concepto de sí mismo que cada uno de nosotros interioriza, se construye sobre la base de la pertenencia a determinados grupos sociales, con los que nos identificamos al objeto de reforzar nuestra propia identidad.

La imagen de ti mismo, o cómo te ves

Es importante darse cuenta de que la auto-imagen no coincide necesariamente con la realidad.

La gente puede tener una auto-imagen inflada y creer que las cosas son mejores de lo que realmente son.

Por el contrario, las personas son generalmente propensas a tener auto-imagen negativa y percibir o exagerar los defectos o debilidades.

La auto-imagen se ve afectada por diversos factores, como la influencia de los padres, los amigos y compañeros, los medios de comunicación, los grupos de pertenencia…, y se conforma en base a una combinación de estos factores.

La autoestima, o cuánto te valoras

La autoestima se refiere a la medida en que nos gustamos, aceptamos o aprobamos a nosotros mismos, o dicho de otro modo, cuánto nos valoramos.

La autoestima siempre implica un grado de evaluación y por tanto puede resultar en una visión positiva o negativa de nosotros mismos.

Una serie de factores puede afectar a la autoestima, incluso cómo nos comparamos con los demás y cómo responden los demás ante nosotros.

Cuando la gente responde de forma positiva a nuestra conducta, somos más propensos a desarrollar una autoestima positiva, y viceversa.

Finalmente, y lo más importante es estar lo más consciente posible de quienes somos, que es lo que queremos y por consecuencia, qué es lo que proyectamos.

 

Post Author: Nelson Valenzuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *