Constelaciones Familiares para trabajar Ansiedad

Constelaciones Familiares

Las Constelaciones Familiares trabajan para liberar las causas de la ansiedad, directamente en el lugar exacto donde se produjeron: el inconsciente.

Inconsciente

El inconsciente es la parte más importante de la mente, ya que en él se hayan almacenados todos los sucesos que han dado lugar a una serie de creencias, emociones y patrones mentales, que están asociados con las vivencias que ha experimentado el interesado, y que han dado lugar a un síntoma: la ansiedad.

Inconsciente Colectivo

Pero no sólo está implicado el inconsciente de la persona que sufre ansiedad, si no que cada inconsciente personal se alimenta, recibe la información del inconsciente colectivo-familiar.

De todo lo vivido por sus ancestros: padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es miedo. Miedo a la vida, miedo al porvenir.

La persona que tiene ansiedad vive en el futuro, supeditando a una gran cantidad de miedos en él.

Es el temor por anticipación que alejan al individuo del presente para situarla en una hipotética situación futura que atemoriza.

A nivel fisiológico, la ansiedad está producida por un desequilibrio en la química cerebral, en el que se ven implicados los neurotransmisores.

 Constelar estas emociones

Estas emociones de angustia, nerviosismo, sensación de ataque inminente, producen una sobrecarga en la Fuerza Vital, ya que fisiológicamente el sujeto permanece continuamente alerta.

La Energía Vital o Vix Natura Medicatrix, tiene que abastecer al organismo, al sistema nervioso simpático, para que pueda llevarse a cabo la huida o el ataque.

A la larga este sobre-esfuerzo al que se ve sometida la Fuerza Vital, provoca el agotamiento general, en el cuál, el individuo se encuentra totalmente desmotivado y sin fuerzas para llevar a cabo ninguna labor diaria, produciéndose entonces un cuadro depresión.

Infancia

Los malos tratos en la infancia ya sean verbales o físicos, potencian el factor de ansiedad en el adulto.

La excesiva exigencia y rigidez por parte de los padres, el perfeccionismo extremo, provocan en el niño temor hacia sus propias acciones, el temor constante a un castigo inmediato del que no va a poder librarse.

Así, cuando este niño se hace mayor arrastra esta sensación inconsciente, que se repite en cada uno de los síntomas de la ansiedad.

Si el niño no ha podido confiar en papá y/o mamá, ¿cómo va a poder confiar en la vida? El miedo es la ausencia de confianza. Es por esto, que es muy importante devolver al adulto que padece ansiedad, la esperanza a través de sus padres.

Las Constelaciones Familiares pueden liberar a ese niño de la marca que esos hechos dejaron en él.

Permitiendo así al adulto contemplar la vida desde la reconciliación y la paz, desde la alegría y la esperanza.

La solución: el presente.
La ansiedad, como hemos podido ver, es por tanto la proyección en el futuro de los miedos del pasado. Pueden ser propios de la persona que tiene ansiedad, o de hechos determinantes que ocurrieron en las vidas de sus ancestros.

 

 

Post Author: Nelson Valenzuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *