Aromaterapia: Un aliado para poder sanar.

La aromaterapia es un método curativo, que utiliza las esencias aromáticas de plantas específicas para poder tratar males, enfermedades y desequilibrios que se encuentren en nuestro organismo, beneficiando nuestra salud y belleza.

A diferencia de otras terapias, la aromaterapia busca tratar males a partir de la relajación y la forma en que ciertos aromas interactúan con nuestro organismo, buscando generar una sensación de placidez y felicidad.

Esta disciplina, al igual que otras de carácter complementario, no reemplazan a  la medicina tradicional, si no, que se encargan de potenciarlas, ya que su forma de trabajar en nuestro cuerpo es llegando a la raíz emocional que desencadena la enfermedad, activando nuestra propia fuerza de curación.  A demás que ayuda a combatir los efectos tóxicos de los tratamientos alopáticos, ayudándonos a poner de nuestra parte desde nuestro interior para poder sanar.

El poder intuitivo de los aromas

Los aromas funcionan asociando imágenes en nuestra conciencia, evitando la racionalización por parte de nuestra mente, al querer traducir todo a elemento inteligibles.

De este modo podemos decir que la aromaterapia es el lenguaje del alma, ya que lo que percibe, nuestro cerebro lo sitúa dentro del tipo de percepción espiritual, intuitiva, regularizando nuestro cuerpo energético y de este modo ascendiendo a la armonización del área del cuerpo que necesite ser sanada.

 

“La aromaterapia actúa sobre los planos sutiles por ello ayuda a la meditación, visualizaciones, concentración y a todas aquellas técnicas destinadas a buscar el equilibrio y armonía interior.”

Al estudiar la Aromaterapia nos concentraremos en el sentido del olfato y del tacto ya que de ellos depende beneficiarse de los aromas. Las investigaciones han demostrado que las personas responden a los olores a un nivel emocional superior al de los otros sentidos. Un aroma puede desencadenar toda una sucesión de recuerdos casi olvidados – la zona del cerebro asociada con el olor es la misma que la de la memoria. La región olfatoria es el único lugar de nuestro cuerpo donde el sistema central esta relacionado estrechamente con el mundo exterior, de este modo, los estímulos olfativos llegan directamente a las centrales de conexiones mas internas de nuestro cerebro. Las neuronas de la región olfatoria son neuronas sensitivas primarias y forman parte de las neuronas cerebrales.

La importancia del tacto en la aromaterapia

El usar el tacto es un instinto humano y una necesidad fundamental. La cultura humana ha empleado persistentemente el tacto como medio de comunicación, o bien en un contexto terapéutico o simplemente como expresión de solicitud y afecto.

El tacto influye también en el sistema nervioso autónomo, relajando y vigorizando el cuerpo al mismo tiempo, y las investigaciones han demostrado que fomenta la secreción de endorfinas, conocidas como “las hormonas de la felicidad”, que actúan como narcóticos naturales del cuerpo al reducir el dolor y al producir una sensación de alborozo y bienestar.

Finalmente podemos que que a través de la aromaterapia podemos cruzar las disciplinas de la medicina alopática y complementaria, pero aún más importante, entender que las terapias complementarias no son solo creencias, si no, que su base científica es comprobable en casi el cien por ciento de los casos.

Post Author: sowelu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *